viernes, 29 de junio de 2007

XXXVII Festival Flamenco, por Félix R. Lozano.

Un año más, y van cuatro de esta segunda época, en que la corporación municipal le encomienda a la Peña Cultural Flamenca "Amigos del Cante" la organización del Festival.
Las cuatro ediciones coinciden con la presidencia de Eduardo Abril al frente de la entidad cultural. Las cuatro lo hacen con un auge creciente y multitudinario de nuestro ejemplar Festival. Hasta el extremo de que se señala, opinión generalizada por medios y profesionales nada proclives a lo jondo, como el acto lúdico– cultural epicentro de las fiestas. De hecho, por unanimidad de los grupos políticos, se le ha concedido a la organización el día y el lugar solicitado, lo que es de agradecer por lo que tiene de reconocimiento a una trayectoria y un trabajo digno.
Con todo, la asociación, lejos de infundirse orgullo malsano, lo toma como acicate de superación constante. Así, a la Misa Flamenca, que por cierto ayer incrementó nuevamente las previsiones, se le añadieron las Portadas en Caja Duero con El Club La Opinión, a éstas las exposiciones en La Alhóndiga para que finalmente, en el formato de este año, se encuentren entre nosotros cuatro autoridades eminentes del arte y la cultura flamenca. Los cuatro que a través de estas páginas le hablan a los zamoranos. A saber brevemente.
D. José Blas Vega, flamencólogo de pro. Sus libros, más de una docena, son referencia obligada no sólo por su contenido sino por ser este obtenido a través de una metodología escrupulosamente científica (ver bibliografía en nuestra web). También por su labor editora al frente del departamento de Hispavox, permitiendo que gran variedad de cantes hayan llegado a nosotros y queden para la posteridad.
D. Alfonso Eduardo Pérez Orozco, decano, periodista experto en cine, música moderna y flamenco desde hace más de cuarenta años en radio, T.V. y actualmente en soporte informático. Fundador y presidente de La Asociación Nacional de Periodistas Especializados en Flamenco (a la que pertenece La Opinión–El Correo de Zamora) y creador de los Premios Nacionales de Flamenco.
D. Federico Vázquez Esteban, aficionado cabal. Fundador de dos de las Peñas más importantes fuera de Andalucía: La Peña “Amigos del Cante” de Zamora y la Peña “Amigos del Flamenco” de Cáceres. También funda la Federación de Peñas de Extremadura, y más de una veintena de organizaciones. Pero sin duda por lo que su presencia en la historia del flamenco es un hecho incuestionable, fue por “sacar” del sur el primer Congreso de Actividades Flamencas, además de darle la estructura científica que conocemos actualmente. Estos hechos ocurren en 1978 en la ciudad de Zamora. El zamorano Federico contribuye de forma definitiva a la universalización del arte excelso.
Juan Diego Martín Cabeza, investigador en temas flamencos, es demasiado joven para llevar sobre su cabeza laureles tan floridos como los tres anteriores, sin embargo su libro “Jondo” está causando furor entre la selecta afición flamenca, por su denso contenido y por su exquisita presentación.
Centrándonos en el contenido musical del XXXVII Festival, hay que resaltar sin distinción el alto nivel artístico de sus cinco referentes principales.
José Cortés Jiménez, de nombre artístico Pansequito del Puerto, nace en La Línea de la Concepción, trasladándose de inmediato su familia al Puerto de Santa María donde se forma artísticamente en sus inicios. Precozmente debuta, y se termina de fraguar como cantaor, en la capital malagueña. Siendo todavía adolescente viaja a Madrid para actuar en “Los Canasteros”, aprovechando con creces la oportunidad que Manolo Caracol le brindó. Pese a la constante renovación que este magno Festiva de Zamora ha venido presentando en sus carteles, Pansequito es de lejos el que más actuaciones ha realizado; con la de esta noche serán siete. Por lo que es sobradamente conocida su trayectoria en nuestra ciudad a lo largo de un tercio de siglo. Sobran las palabras.
Vicente Soto Barea, de nombre artístico "Sordera", nace en el número 6 de la flamenquísima calle Cantarería del barrio de Santiago, en Jerez. Lo hace en el año 1954, en el mismo patio de vecinos que lo hiciera su padre y algunos de sus nueve hermanos. Su padre, el magistral cantaor Manuel Soto “Sordera” de quién el hijo no sólo ha heredado el apodo sino también la sapiencia cantaora decía de él: (...) es el mejor que hay hoy de la gente de esa edad; (...) es más largo que todos y conoce mejor que todos el cante(...). Sin duda suscribimos dicha afirmación: Es el mejor, obviamente no olvidándose de su primo carnal Luís Fernández "El Zambo". Estamos ante uno de los grandes, por conocimiento, condiciones y dominio de todos los palos flamencos, algo poco usual en los cantaores de Jerez. Ha publicado 11 discos y ha musicado poemas de José Hierro, José Martí, Pessoa, Rubén Darío, Unamuno, Valle Inclán, etc... Obteniendo premios tan prestigiosos como el Nacional de Córdoba, Pastora Pavón o el de Mairena del Alcor. Pese a ser una primerísima figura, su puesta de largo en Zamora tubo lugar en el pasado Festival de la Tierra del Vino, en Morales, donde cantó para “romperse la camisa”, como seguro que ocurrirá esta noche. Se nos hace interminable la espera para verlo aparecer en el escenario con la magistral guitarra de José Mª Molero.
Al igual que ocurre con el Sordera, en Aurora Vargas confluyen estirpes cantaoras ancestrales, mucho más allá de la historia en la que se empieza a configurar el cante, líneas sanguíneas que se pierden entre las primeras oleadas de gitanos que entran en nuestro país y la prehistoria del arte grande. De ella hemos dicho en estas mismas páginas: “Dominadora por conocimiento, facultades y experiencia artística de todos los complejos palos festeros siendo primerísima figura femenina en el cante actual. Por sus condiciones y entrega en los escenarios, su listón pese a estar muy alto, no tiene límites para seguir creciendo interminablemente. A su exquisitez cantaora hay que añadirle sus cualidades bailaoras. Arte que ejecuta con garbo y dominio de las formas, en perfecta estética del movimiento”. La acompañará Diego Amaya al igual que a Pansequito.
El chiclanero Antonio Reyes, pisó, artísticamente hablando, por primera vez nuestra ciudad el pasado 17 de Abril. Lo hizo en la IV Aula Flamenca de Caja Duero. Decíamos de el: “Que sepamos, Antonio Reyes no había actuado antes en nuestra ciudad, algo casi imperdonable por tener calidad más que de sobra para hacerlo, estando seguros de que será demandado en el futuro para volver”. Hoy vuelve a lo grande para participar en nuestro carismático Festival. No defraudará, y sin duda lo volveremos a disfrutar por nuestras tierras. La sonanta la pone Antonio Higuero.
Juan de Juan, sevillano capitalino que se forma artísticamente en Morón de la Frontera, ingresa siendo adolescente en la compañía de Antonio Canales, quien sin duda más influencia ha infundido en él. Su crecimiento artístico ha corrido paralelo a su progreso personal y distanciamiento del modelo referido. Desde hace más de seis años ejerce su arte como solista, haciéndolo con raza, facultades, sedimentación y pericia. Ejerce como figura, lo que no quita que disponga de amplio margen de crecimiento. Su debut en nuestro Festival será peldaño importante en su recorrido hacia el reconocimiento universal de su arte.
Completo cartel que tendrá un premio añadido: La presentación del antes citado y honorable maestro de las ondas, Alfonso Eduardo Pérez Orozco.
Félix R. Lozano, para el blog de la Peña Flamenca "Amigos del Cante", Zamora [2007]

1 comentario:

Rodrigo dijo...

Oi, achei teu blog pelo google tá bem interessante gostei desse post. Quando der dá uma passada pelo meu blog, é sobre camisetas personalizadas, mostra passo a passo como criar uma camiseta personalizada bem maneira. Até mais.